Tamaño Fuente: Mayor / Reajustar / Menor
 
 
 
 
 
 
 
Noticias  
 
¿ESGUINCE O FRACTURA? LA IMPORTANCIA DE LA RADIOLOGÍA

Hay personas que están más expuestas a sufrir esguinces o fracturas que otras. Lo importante, es detectar a tiempo la gravedad de la lesión sufrida y para ello, que mejor que los modernos equipos de radiología de Clínica Servet. Conversamos con el Traumatólogo Doctor Óscar Ahumada, sobre este y otros temas relacionados.

Por jugar a la pelota o hacer un movimiento inadecuado se nos puede romper el ligamento. ¿Pero qué es? Se presenta como una estructura fibrosa semi-rígida, que participa directamente en la estabilización de una articulación. Estas se pueden ver afectadas ante algún evento, donde la energía excesiva las doble y con ello las rompa. Acá es cuando aparecen los esguinces, para el Dr. Ahumada, especialista de Clínica Servet, insiste en que hay cinco señales para detectarlas: “dolor, impotencia funcional (el paciente siente que ya no puede mover su articulación de forma normal), edema o hinchazón (aumento de volumen de esa zona), equimosis o moretón (sangre vaciada desde el ligamento que se rompió) y por último, inestabilidad (cuando el esguince es muy grave, el paciente siente que la articulación pierde estabilidad, pierde control)”.

Ante un esguince, el actuar debe ser veloz y eficiente: “lo primero es manejar el dolor, porque la zona afectada se hincha, por lo tanto hay que inmovilizar esa zona articular. Se puede usar cualquier cosa: en el caso de las extremidades como las piernas, se puede usar la pierna sana como férula y unirla a la que está afectada, sin apoyar en una camilla. En el caso de los dedos de las manos, se puede unir a otro dedo sano, con tela adhesiva, con lo que esté al alcance”, explica el Traumatólogo de Clínica Servet.

Cabe señalar, que hay personas que son más propensas a este tipo de lesiones. Ahumada los divide en dos grupos: “los denominados genéticamente “Hiperlaxos”, que son los que sus ligamentos o su estructura de colágeno (que es la proteína base de nuestro cuerpo),  es muy elástico; y aquellos que hacen deportes de contacto (fútbol, básquetbol, rugby, hockey, etc)”.

Esta estructura que sustenta nuestras articulaciones, señala nuestro entrevistado, “tiene cosas maravillosas: participa en la estabilización y además posee función mágica que se llama propiocepción, que es el mecanismo de transmisión eléctrica desde el ligamento a tu cerebro, para ubicar espacialmente la articulación en forma correcta. Entonces, cuando hay un esguince, hay dos daños: uno a la estabilidad de la articulación y dos a la propiocepción. Quedan con dolor crónico o con la sensación de que la articulación está inestable”, explayó.

Ante eventos muy graves, cabe la opción de que el paciente sufra una fractura, que es la ruptura total o parcial del hueso, sin saberlo: “si la energía fue muy alta, hay muchos esguince que se confunden con fractura. Existe un tipo que se llama avulsión o un esguince grave con astillamiento del hueso, provocado por el ligamento. Esto se puede diferenciar solamente por una radiografía, ya que muestra el hueso quebrado. Hay mucho dolor, desviación del hueso. Anormalidad anatómica evidente”, indica Ahumada.

Por ello, la importancia de que las imágenes radiológicas sean de alta calidad, para así, decretar un diagnóstico eficiente y certero: “cuando pido una radiografía en Clínica Servet, me llega la imagen, que es una maravilla, porque me llega por correo electrónico y puedo, a través de esta imagen digitalizada, aumentarla,  hacer contrastes. No se me escapa casi ninguna cosa que pueda afectar al hueso con esta herramienta”.

Clave entonces,  son la realización de estos exámenes. Con un buen tecnólogo y excelentes equipos, como los que posee Clínica Servet. Sobre todo, pensando en el proceso de recuperación: “primero hay que deshinchar el tobillo, lo que va desde los 7 a los 10 días. Se inmovilizan con distintas técnicas, luego hay que ir a kinesioterapia si o si, para recuperar la propiocepción y la elasticidad. Las esguinces grado 3, que son muy graves, hay que operar para entregar estabilidad de nuevo a la articulación”.


Siendo el verano y la primavera, las épocas donde más aumentan las consultas por este tipo de lesiones, el doctor Ahumada recomienda tener ojo con la práctica de deporte, pero también, cuidado a los que no: “Lo importante es practicar deportes de manera adecuada. Si te gusta el futbol, utiliza una buena zapatilla y si vas al arco unos buenos guantes. En el caso de la gente mayor, debe tener cuidado con donde caminar. Ver la verada si está en malas condiciones, prevenir las alfombras o los cables tirados, para no tropezar y caer. De esta manera, evitarán lesiones graves, como fracturas o esguinces”.
más noticias >
I
 
               
  Clinica Servet Almirante Pastene Nº 190, providencia
Mesa Central: 226406500
Contacto Prensa: contacto@clinicaservet.cl
 
Síguenos en: